Exígele a Shell que no destruya el Ártico


Durante 77 horas siete activistas de Greenpeace ocuparon un buque de la gigante petrolera Shell, que está intentando partir desde Nueva Zelanda a las costas de Alaska para iniciar perforaciones petroleras en el Ártico, hogar del oso polar y uno de los ecosistemas más frágiles del planeta.

Shell es la primera empresa petrolera que tiene planes ambiciosos de explotación del Ártico y este año piensa poner en funcionamiento cinco pozos exploratorios nuevos sobre las aguas del Mar Ártico.

Un derrame de petróleo en esta zona sería imposible de contener y provocaría un desastre ambiental mayor que el del Golfo de México. Exígele ahora a Shell que detenga sus planes para destruir el Ártico.



Si firmas estarás enviando al Sr. Voser (Director General de Shell) esta carta:

Estimado Sr. Peter Voser, Director General de Shell,

Hoy, un barco perforador está tratando de partir desde Nueva Zelanda con destino a Alaska para comenzar a realizar operaciones de exploración de petróleo para su compañía.

La frágil región del Ártico no es un lugar para explotar, nuestro deber es protegerlo. Una y otra vez, los expertos han expresado serias dudas sobre la posibilidad de limpiar un derrame de petróleo si ocurriera en el Ártico. 

Los retos técnicos que plantean las tareas de perforación son muy claros y no importa cuánto usted trate de convencer a las personas de que su empresa puede operar con seguridad en un ambiente tan delicado. 

Nosotros sabemos la verdad.

Debido a esto, le exijo que abandone sus planes de extracción de petróleo en el Ártico inmediatamente.

Atentamente,

No hay comentarios:

Publicar un comentario