Dicen que no hay dinero para la sanidad


Afirman los Gobiernos autonómicos que los recortes en sanidad son necesarios porque no hay dinero, pero mientras en Castellón la falta de quimioterapia deja a enfermos sin tratamiento, se cerraron 50 camas hospitalarias y se paralizaron las obras del hospital de La Vall o el Consell debe todavía 200.000 euros del año 2011 a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer.

Resulta que sí hay 300.000 euros mensuales para mantener el aeropuerto de Castellón que sigue sin funcionarmás de 84.000 euros anuales para el salario de su director, 300.000 euros para una estatua en la entrada del aeropuerto o 456.521,94 euros para asegurar que “las pistas y el espacio aéreo estén libres de cualquier obstáculo que la fauna de la zona pudiera ocasionar a los aviones que no pasan por allí”.

Mientras Catalunya cobrará un euro por cada receta médica, paradójicamente, los 90 responsables políticos de la cúpula del organismo Área Metropolitana de Barcelona (AMB) se han embolsado 800.779 euros en dietas por acudir a las reuniones en las que, entre otras medidas, han decidido subir el billete de metro de 1,45 a 2 euros o despedir, como medida de austeridad, a 36 trabajadores eventuales que debían pasar a fijos. 

El alcalde barcelonés Xavier Trías encabeza el ránking: 36.800 euros por asistir a 29 reuniones (1.269 euros por cita). Y Artur Mas y otros nueve parlamentarios disfrutan de una dieta en concepto de transporte de un mínimo de 20.000 euros, a pesar de contar con coche oficial que los traslada para sus quehaceres políticos.

Todo indica que, en realidad, sí hay dinero. Pero la ciudadanía y el pueblo no son la prioridad de los gobernantes que dicen “representarnos”. Antes y por encima de todo, van ellos y sus amigos. 

Por ello toman decisiones que priorizan sus propios intereses particulares en detrimento de nuestros propios intereses generales (faltando a su deber) sin importarles lo más mínimo el acabar perjudicando seriamente a los ciudadanos y a su salud.

Democracia Real Ya quiere invitar los días 14 de enero y 28 de enero tanto de horario de mañana como de tarde a participar vía mumble en un encuentro de asociaciones y plataformas de la Sanidad en España.

2 comentarios:

  1. Veamos algunos detalles de los entresijos de la economía, lo
    primero a tener presente es
    el sistema financiero, en el caso de España las cajas de ahorro,
    pozos sin fondo del despilfarro y la mala gestión pública, hoy
    por hoy es el eslabón débil de la cadena española, con un
    endeudamiento tremendo necesitan de la ayuda del estado y
    debido a su tamaño apenas pueden sanar, que las cajas de
    ahorro no sean de titularidad privada es una conveniencia de las
    estructuras políticas que sale muy caro a todos los españoles
    que no se benefician de los privilegios del poder y la política.
    Alguna solución tendrán que dar al sistema financiero español y
    en particular a las cajas de ahorro, pues su necesidad de
    recapitalización será constante e insaciable, pero aquí nos
    encontramos con el mismo problemas que con la burocracia,
    porqué iban a solucionar esos problemas, más si éste les
    permite manejar directa o indirectamente ingentes cantidades
    de dinero para sus proyectos o cuestiones poco confesables,
    así que, si bien han habido últimamente fusiones la causa de la
    enfermedad persiste y amenaza con infectar toda la economía
    nacional.
    El desempleo puede llegar a cifras impensables, pues en un
    país que no tiene cultura del emprendizaje, en momentos de
    crisis crear riqueza y con ello trabajo es realmente complicado.
    En el caso de España hay dos caminos a seguir, recortes en
    educación, sanidad y prestaciones sociales, cuya consecuencia
    tiene que empobrecer el país a cambio de mantener indemne a
    la clase política, o bien desburocratizar la nación y que los
    políticos se pongan a trabajar y producir, si son ellos los que
    tienen que decidir es normal que se resistan a ésta última, pues
    la mayoría no sabe hacer otra cosa por sus perfiles que vivir de
    la política en puestos directos o satélites de la administración,
    así que la cadena del sistema financiero , cabe decir que
    también está retrógrado, por lo que, la clase política optará por
    empobrecer el país y reducir el estado de bienestar, la
    consecuencia mayor desempleo, mayores diferencias sociales,
    y de servicios sanitarios, educación y prestaciones sociales
    cada día menos. Un cóctel explosivo que puede desembocar
    en cualquier cosa poco buena.

    ResponderEliminar
  2. no se saldrá de este jaleo, y la salida será muy
    lenta y con un crecimiento más que justo, por ello el efecto de
    las medidas sean las que sean tendrán poco resultado,
    buceando en el sentido común esto sólo se entiende desde la
    naturaleza del negocio de la política donde los partidos políticos
    son grandes empresas con decenas de miles de empleados a
    los que hay colocar de una forma u otra, incluso se aprecia
    escasez de perfil laboral en las cúpulas de dichas
    organizaciones, eso lleva irremediablemente a que en unos
    países mucho más que en otros las sociedades se diseñen en
    función de los intereses y conveniencias de los grupos políticos
    en el poder y sus miembros, lo que, por lo general van en contra
    de los intereses de la ciudadanía en su conjunto, y lleva
    irremediablemente a creer a los políticos que son los dueños
    del país y sus ciudadanos, en vez de pensar que son
    empleados de los ciudadanos, sólo gestores de estos, de ahí la
    diferencia entre gobierno y administración, dos conceptos muy
    diferentes de poder, en el caso de España el la clase política
    como una enfermedad crónica para el país, así pues el
    desempleo será olímpico en el caso de España, sea quién sea
    el que gobierne, precisamente porque gobierna y no administra,
    porque actúa en beneficio de él y su partido y no en el del
    conjunto.

    ResponderEliminar